Vino blanco pajizo pálido, brillante, de reflejos oro nuevo-verdosos, lágrima media, denso y transparente.

Aromas potentes dominadas por notas afrutadas maduras (plátano, mango, piña, albaricoque), frutas blancas (pera) combinado con notas vegetales ligeras (paja, flor seca, malta).

Paso en boca potente y envolvente, de acidez media y cierta calidez, afrutado y cítrico, con retro gusto mineral (cal, yeso), sensación grasosa y postgusto persistente y cálido.